En Quintana Roo, el Verde tiene secuestrado a Morena

La cosa pública

Por José Hugo Trejo

En Quintana Roo, Morena está infiltrado por el Niño Verde y sus secuaces. Bien lo dijo Marybel Villegas, quien fue uno de ellos, pero como no le tocó tajada en el reparto de candidaturas morenistas pasado, lo denunció con escasa credibilidad por esa misma circunstancia.

Jorge Emilio González Martinez, el Niño Verde, es el gran capo de la política en Quintana Roo, muy por encima de Félix González Canto, incluso durante el propio periodo de éste en la gubernatura.

Recuerden el gabinete de Félix con la verde ecologista Marisol Ávila Lagos, que fue despedida porque se sintió tan protegida por su entonces verdadero jefe (Emilio) que se atrevió a decir que “tenía agarrado a Félix de los …evos”.

El Niño Verde luego metió a Ludivina Menchaca como candidata al Senado y cuando pudo se apoderó de Cancún con el apoyo o la sumisión tanto de Félix como de Roberto Borge.

Se impuso él mismo como candidato a senador por encima del propio Félix en la elección de 2012, quien se creía era el verdadero jefe político del priismo en Quintana Roo. González Canto se tuvo que conformar con ser el segundón en la fórmula de los candidatos priistas al Senado.

En la derrota local del PRI de 2016, el Niño Verde se vio obligado a exhibirse en el Congreso del Estado tratando de conservar el control del Legislativo. Y con sus alianzas en Morena y su dirigente nacional Mario Delgado, él fue quien impuso a Mara en Benito Juárez, lo mismo que a Laura Fernández, a Juan Carrillo y hasta a Anahí González, entre otros candidatos “morenistas”.

Y si todavía hay quien cree que el jefe político opuesto al actual gobierno joaquinista es Félix, sólo recuerde quién puso al candidato del PRI a la gubernatura en 2016: lo dijo el exgobernador Beto Borge con el exabrupto “el h. de p. se cree dueño del Estado”.

Y Beto Borge tenía razón como ahora la tiene Marybel Villegas, aunque respire por la herida. El Niño Verde se cree el dueño de Quintana Roo. Y con la mascarada de Morena, pronto lo será si no se le pone un alto desde las urnas el próximo 6 de junio.

Te puede interesar

La sucesión en puerta y el gobernador sin “delfín”…

La cosa pública… Por José Hugo Trejo          Cuando faltan menos de dos años para …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *