Tulum no está exento de la mascarada de ‘El Niño Verde’ con Morena…

Signos

Por José Hugo Trejo

La historia política de Tulum desde antes de ser constituido en Municipio y hasta la fecha, no puede desligarse de Marciano Dzul Caamal, el actual candidato de la coalición “Juntos haremos historia” conformada por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM).

Marciano Dzul es ahora el principal opositor a la campaña de Víctor Mas Tah para reelegirse como presidente municipal de Tulum, luego de que hace tres años le ganara la elección al ahora candidato morenista e interrumpiera el control que venía ejerciendo sobre el Ayuntamiento tulumnense desde su creación en 2008.

Ambos, tanto Víctor Mas Tah como Marciano Dzul Caamal, están buscando presidir formalmente por segunda ocasión la administración municipal de Tulum, el primero lo hizo como presidente del Concejo Municipal en 2008 y el segundo fue el primer presidente del Ayuntamiento entre 2009 y 2011.

La influencia de Marciano Dzul Caamal en los gobiernos municipales, desde el propio Concejo que presidió Víctor Mas, ha sido absoluta, tanto que hizo rodar la cabeza de su sucesora en la presidencia municipal, Edith Mendoza Pino, cuando apenas había rebasado el año de haber tomado posesión del cargo, en julio de 2012.

Jefe político indiscutible de Tulum, impuso hasta 2016 a todos los presidentes municipales de Tulum, incluida su propia hermana Romualda, a quien quiso suceder infructuosamente en ese año, contando con el apoyo irrestricto del gobernador Roberto Borge Angulo, quien consideraba a Tulum como su enclave político fundamental. De ahí la relación tan estrecha que tuvo el exgobernador cozumeleño en desgracia con el jefe político del priismo tulumnense que hoy anda en campaña bajo la bandera de Morena y sus aliados PT y PVEM.

Marciano Dzul fue el hombre fuerte del priismo en Tulum desde las postrimerías de su constitución en municipio, hasta hace unos meses que se mudó políticamente al partido de la 4T y se convirtió en candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” de Morena con el PT y PVEM, que en Quintana Roo está infiltrada y dominada por Jorge Emilio González Martínez “El Niño Verde”, quien desde la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República en 2012, por una coalición encabezada por el PRI y respaldada por el PVEM y el desaparecido Nueva Alianza, se convirtió en el “jefe” de los exgobernadores priistas Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, con quienes venía operando el gran negocio del tráfico de influencias en la Zona Norte de la entidad, sobre todo en los Municipios de Benito Juárez, desde 2005, y de Puerto Morelos, a partir de su creación hace seis años.

“El Niño Verde” mostró su músculo presidencial a los priistas quintanarroenses –que estuvieron engañados por más de 12 años creyendo que sus “líderes” partidistas eran los exgobernadores González Canto y Borge Angulo— en 2012, cuando se hizo candidato al Senado encabezando la fórmula del PRI-PVEM-Panal y luego en 2016 cuando impuso a Mauricio Góngora Escalante como candidato a gobernador del PRI-PVEM y se quedó con la presidencia municipal de Benito Juárez, negociando la renuncia de Mara Lezama Espinosa a la candidatura de Morena para despejarle el camino a su pupilo Remberto Estrada Barba.

Ese mismo músculo verde, acrecentado con la influencia que le da sus relaciones con la cúpula de la 4T, lo volvió a exhibir sin tapujos en la designación de los candidatos morenistas a presidentes municipales y diputados federales de la coalición “Juntos Haremos Historia”, que sólo es una máscara para mantener en los poderes locales y en las posiciones de representación federal de los quintanarroenses a la mismos que desde hace 16 años las vienen controlando, pero que ahora estarán bajo el control político directo del dueño de la franquicia del PVEM, “El Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez…

Te puede interesar

Cuba: diez apuntes (desde fuera)

Signos Uno. Cuando en la renovación cupular del Partido Comunista se apuesta por la continuidad …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *