Panista de cepa foránea en la CGC del Gobierno de Quintana Roo…

La cosa pública…

Por José Hugo Trejo

         Cuando parecía que el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, tendía a entenderse cada vez más con el presidente Andrés Manuel López Obrador, más allá de lo institucional hasta llegar a despertar la sospecha de haberse establecido una comunión entre ambos políticos, al grado que el quintanarroense pudiera convertirse en el mediano plazo en secretario de Turismo del Gobierno federal, comenzó a mandar señales, tanto a nivel federal como local, de que su definición partidista está con el Partido Acción Nacional (PAN).

         La participación de Carlos Joaquín en las reuniones del bloque de gobernadores del PAN así lo dejó manifiesto a nivel nacional, aunque sus declaraciones no sean de las más belicosas contra el Gobierno federal de la 4T y por el contrario siempre llamen a la institucionalidad y a la coordinación, el simple hecho de hacer presencia en foros convocados para plantear una visión distinta y contrapuesta a la que tiene el Gobierno de la República en los temas primordiales de la actual coyuntura nacional, lo hacen tomar partido de manera por demás definida en el bando albiazul.

         Y en ese sentido se están viendo también algunos movimientos que está realizando en su administración, no sólo para fortalecer la presencia del panismo en la misma, sino para darle jugada a distinguidos cuadros del PAN, que aunque no se hayan formado originalmente en la entidad, comenzaron colaborando en su Gobierno desde los inicios.

         Tal es el caso del recién nombrado coordinador general de Comunicación, Carlos Orvañanos Rea, en sustitución de Haidé Serrano Soto, a quien pareciera que se le designó como tal por tener algo que ver en el mejoramiento significativo que ha tenido la imagen del gobernador Carlos Joaquín entre sus gobernados, luego de que mediciones de diversas encuestadoras en las últimas semanas lo colocan entre los primeros 10 gobernadores mejor posicionados a partir de su desempeño frente a la contingencia del Covid-19.

         De qué otra manera puede explicarse la remoción de Serrano Soto de la Coordinación General de Comunicación del Gobierno del Estado, cuando la imagen del Gobernador está mejorando sustancialmente, luego de que durante los últimos dos años las mediciones lo posicionaban entre los menos aceptados por sus gobernados, si no es que en el cambio favorable en la percepción ciudadana sobre el gobierno quintanarroense alguien más tuvo que ver y no la ahora exvocera. Y ese alguien se supone que es Orvañanos Rea, quien se venía desempeñando como vocero del Plan de Reactivación Económica, de donde lo promueven a la Coordinación General de Comunicación.

         Pero Orvañanos Rea no es un simple funcionario menor venido a más en el Gobierno de Carlos Joaquín. No es periodista ni es empresario cabal como se presenta. Tampoco es un cancunense de viejo cuño, aunque ya haya sido candidato a diputado local por el PAN en la pasada elección por uno de los distritos electorales con asiento en Cancún.

         Orvañanos Rea es un político panista de medianos vuelos y de altas miras. Con Carlos Joaquín inició su gestión como servidor público en nuestra entidad como director general del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del Estado de Quintana Roo (Idefin). Pero en la Ciudad de México ya tenía una trayectoria andada en la política panista desde los tiempos de Carlos Castillo Peraza, aunque sus primeros cargos públicos de importancia los desempeñó durante el sexenio de Felipe Calderón, como secretario particular, primero del secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, y después del malogrado Juan Camilo Mouriño, en la Secretaría de Gobernación.

En 2009 ganó la delegación de Cuajimalpa y su mira la puso en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, pero no logró la nominación panista en 2012 y se vino de cervecero a Quintana Roo, logrando volver a incursionar en la administración pública y la política a partir de 2016, cuando arranca el actual Gobierno que ahora lo promueve a una posición destacada desde la que seguramente querrá ser protagonista en los procesos electorales que vienen, dada la falta de cuadros destacados de la que adolece el panismo en Quintana Roo.

De ahí pues las expectativas que genera el nuevo vocero del Gobierno de Quintana Roo ante el cada vez más marcado posicionamiento del gobernador Carlos Joaquín del lado del PAN, aunque su secretario de Gobierno, Arturo Contreras Castillo, sea un priista y algunos de sus aliados importantes estén en Morena…  

Te puede interesar

Sin sosiego ni mesura, los críticos del presidente…

La Cosa Pública Por José Hugo Trejo           El reinicio de las giras del presidente …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *