Emilio Lozoya y los corruptos “serios” no piden perdón en México. Los ciudadanos, incapaces de filtrar tanta cloaca, siguieron votándoles

El Bestiario

Mucho peores que los protagonistas de ‘El Buscón’ de Francisco de Quevedo y la picaresca del Siglo de Oro en España, hoy son “muy respetados”, “reputados”, “afables”, “extrovertidos” e “intelectuales”, según la consultora multinacional KPMG, que cobra exclusivamente todos sus trabajos, difundidos en los ‘mass media’ de paraestatales, paragubernamentales, paramilitares, parapoliciales, parajudiciales… El Partido Popular de Mariano Rajoy, cercano ideológicamente al PAN y PRI y “expulsado” del poder en una moción de censura por corrupción, logró catapultar al socialista Pedro Sánchez Pérez-Castejón  a la presidencia del Gobierno de España. Era secretario general del Partido Socialista Obrero Español desde 2017. Los ‘peperos’ se quedaron sin cuadros en Madrid y en Valencia para seguir gobernando. La culpa, la Guardia Civil y policías nacionales y autonómicas, y jueces. Algunos de los desencantados con ‘Todos los hombres del presidente’, se refugiaron, prestos, en otros partidos como Ciudadanos (centro), Vox (extrema derecha franquista) y el propio PSOE (socialdemócratas). Los menos, apostaron por la cultura y la plástica, el último reducto de los canallas, según el viejo refranero ibérico, y por la literatura. Una frase de la obra ‘Luces de bohemia’, de Ramón María del Valle-Inclán, les sirvió de justificación ante su añejo ‘pasotismo’ de años ante tanto ‘atraco’ al erario público y su actual ‘camaleonismo’, cambiando, día y noche, de siglas electorales: “ En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. Se premia todo lo malo”. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el juicio contra Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) es un parteaguas, “un antes y un después” en el combate a la corrupción,  porque ayudará a que se conozca cómo se entregaban las “tarascadas” para otorgar contratos a la empresa Odebrecht y sobre las “mordidas” que se dieron a legisladores para aprobar la reforma energética. Y pidió que no pase de “noche”.  Afirmó que “nos importa mucho es ver qué podemos recuperar de lo robado”, para devolver a la hacienda pública “lo más que se pueda”. Adelantó que ya hay un ofrecimiento del nuevo dueño de Altos Hornos de México para reintegrar los 200 millones de dólares que se pagaron de sobreprecio por la planta de Agronitrogenados, por lo que “hay posibilidades de obtener recursos”. “Ya hay un ofrecimiento de que por el sobreprecios que pagaron en la compra de la planta de fertlizantes, el nuevo dueño acepta devolver 200 millones de dólares”, dijo. Ello incluye, dijo, un trabajo que realiza el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para recuperar el dinero que se llevan de México y dejan en Estados Unidos. “Se habla de un gobernador que llegó a tener no sé cuántas propiedades en Estados Unidos y se queda allá el bien, el dinero. Nosotros estamos viendo eso, y vamos a solicitar también que haya extradiciones. O sea, que haya equidad. Así como van para allá, que vengan y sean juzgados aquí, en nuestro país”. Comentó que a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos que con la información que ofrecen testigos protegidos, por reducción de penas, los bienes se recuperan, “a  nosotros nos dejan sin nada” porque los implicados se “van a Estados Unidos, los agarran allá y allá se queda el dinero que es de México”.   

López Obrador insistió que el caso de Lozoya no es un asunto “nada más de tribunales, sino de un tribunal ciudadano, popular, para que todos conozcamos cuál era el modus operandi de los delincuentes de cuello blanco; cómo sobornaban, cómo se entregaban esas mordidas, aunque se podría decir tarascadas”. Los grandes atracos, dijo, no se conocían.  Por eso es muy importante que se le dé seguimiento y “todos los mexicanos nos informemos”, porque “como involucra a la llamada sociedad política, puede haber la intención de que pase de noche este asunto”. Subrayó que el juicio a Lozoya es muy importante porque tiene que ver con las mordidas que se entregaban para recibir contratos en el gobierno; “contratos que afectaban la hacienda pública” por desfalcos.  Ayudará mucho a que se conozca cómo hicieron para sobornar y dar moches, “de dónde salía el dinero, lo que nos importa a nosotros, para que no se repita nunca más esta corrupción”. En conferencia de prensa, el titular del Ejecutivo federal dijo que era “tanto el escándalo” por el caso Odebrecht que en la pasada administración se tuvo que proceder y se presentaron dos denuncias, “creo que de la Secretaría de Hacienda y de Pemex”, pero no se les dio curso. “Es cosa de preguntarle a la Fiscalía General de la República”.  Recordó que el Instituto Nacional de Trasparencia hasta estableció que no se podía conocer el expediente.  En este caso se entregaban “moches, mordidas para contratos. Todo esto que pasó con la empresa Odebrecht y el colmo es que se compró la llamada reforma energética. Es decir, se sobornó, se le dio mordida a los legisladores para que se aprobara esa reforma que nos hizo daño, que no benefició en nada el país”. “Al contrario”, agregó, “produjo pérdidas de miles de millones de pesos, deudas a la hacienda pública”. 

Santiago J. Santamaría Gurtubay 

Por esa reforma energética se cayó la producción en Pemex, dejó en ruinas la petroquímica, nos convertimos en el país del mundo que más gasolina compra al extranjero y aumentaron los precios de los combustibles y de la luz y todos aplaudiendo al mismo tiempo que estaban entregando dinero, sobornando a quienes iban a  aprobarla”. ¿Cuánto significó de pérdida para la economía popular?, ¿Cuánto costó esa reforma?, ¿durante cuánto tiempo?, se preguntó en conferencia de prensa en Palacio Nacional.  La inusitada retórica del presidente va a resultar insuficiente pues la sociedad mexicana es hoy más exigente ante la corrupción ante la imagen que se expande en el interior y exterior de México, escenario inamovible de los ‘Cuatro Jinetes del Apocalipsis’ desbocados. Urge aplicar la ley de una vez por todas, sin venganza.  Los Jinetes del Apocalipsis son los cuatro caballeros que se describen en la primera parte del capítulo sexto del Apocalipsis bíblico. El capítulo habla de un pergamino en la mano derecha de Dios que está sellado con siete sellos, en ese escenario Jesús abre los primeros cuatro sellos de los siete, liberando a estos jinetes que montan en sendos caballos blanco, bermejo, negro y amarillo. Representan y son alegorías de la conquista o la gloria, la guerra, el hambre y la muerte, respectivamente, aunque solo a este último se le designa por este nombre. Mayormente un caballo se desboca porque se asusta o hay algo que no ha controlado. No hay que olvidar que los caballos son muy sensibles ante lo desconocido y cualquier causa que les produzca temor su primera reacción es escapar galopando. Si a estos le agregamos que vaya el jinete es una situación problemática que tenemos que saber controlar para evitar males mayores. Un caballo desbocado es un caballo no controlado porque no se sienten seguros y sus acciones pueden poner en peligro la vida del jinete y la del caballo. Pueden chocar contra cercas, bardas, brincar arroyos, voladeros, pasar por caminos o carreteras transitadas, los equinos desbocados no tienen control. Por ello, a los caballos durante su aprendizaje se les tiene que enseñar a parar a través de entrenamiento profesional y no a jalones de rienda. La rienda no es un freno como si fuera un coche que lo pisas y frena de golpe. 

El freno en un caballo está en su cerebro, ya que su cerebro controla sus piernas. Jalar las riendas debe ser usado como una señal para detenerse pero no debe ser el mecanismo para parar. Por ello, si nos encontramos con un caballo desbocado no debemos jalar las riendas para detenerlo porque hacemos el efecto contrario y le damos más apoyo para que siga corriendo. Algunos jinetes tienen la creencia que si van firmes y sujetos al caballo llegará un momento que por agotamiento pare, no obstante todo depende si no hay obstáculos por el camino. Si tenemos en cuenta que la cabeza del equino pesa unos 20 kilos para controlarlo hay que hacer que voltee la cabeza hacia un lado pero sin exagerar, ello se consigue enderezándose y jaleando una sola rienda. Cuando está corriendo el caballo si uno le voltea la cabeza, uno va a cambiar su peso y su equilibrio, por lo tanto para no caerse y perder el equilibrio el caballo va a parar o va a seguir en círculos hasta que pare. 

En la historia reciente de México las élites y no sólo políticas comienzan a sentir miedo de los policías y jueces no corruptos 

Estamos ante el primero de los muchos juicios políticos que se avecinan contra los malos del PRI y del PAN, en principio, personificados en las figuras de los expresidentes Felie Calderón y Enrique Peña Nieto, principalmente, amén de otros como Vicente Fox, Ernesto Zedillo, Carlos Salinas de Cortari, Miguel de la Madrid Hurtado, José López Portillo y Pacheco, Luis Echeverría Álvarez… Otros actores secundarios de nuestras élites políticas -incluido el pirómano PRD provocador de incendios de llamas que oscurecen todavía el país como el perturbador siniestro de Iguala y sus 43 normalistas ‘desaparecidos’ en el Estado de Guerrero, apenas a 190 kilómetros de la ciudad de México , no van a salir bien parados. Su ex alcalde y su primera dama, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda Villa, apapachados por el exgobernador Ángel Aguirre Rivero, siguen borrar en las redes sociales sus imágenes con el actual presidente, AMLO, cuando compartían actividades y victorias del ‘Sol Azteca’,  hoy en eclipse casi total por la fuerza de Morena tanto en la capital de la nación como en otras ‘tierras rebeldes’… Por primera vez  nuestras élites y no solo políticas, sino económicas, sociales, culturales… comienzan a sentir miedo de los policías, fiscales y jueces no corruptos decididos a apoyar a un México, un Estado de Derecho sin espacios de venganza. 

¿Quién es Emilio Lozoya Austin? El ex director de Pemex en el sexenio de Enrique Peña Nieto fue detenido en España, acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. En 2012, unas horas antes de asumir como Presidente de la República, Enrique Peña Nieto nombró a Emilio Lozoya Austin como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), cargo que desempeñó hasta 2016, y que a la postre sería un actor estratégico dentro del Pacto por México al impulsar la reforma energética. Emilio Lozoya fue detenido en Málaga, España, al contar con órdenes de aprehensión en su contra por presunta delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, informó el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero. El proceso de extradición al ex director de Pemex comenzó este 16 de julio con su traslado desde la cárcel Navalcarnero para luego abordar el avión de la Fiscalía General de República en el aeropuerto madrileño. Es licenciado en Economía por el ITAM y licenciado en Derecho por la UNAM. También estudió una maestría en Administración Pública en la Universidad de Harvard. 

Una pieza importante de Enrique Peña Nieto para impulsar la reforma energética, un “logro histórico” para fortalecer a Pemex 

Emilio Lozoya es hijo de Emilio Lozoya Thalmann, ex secretario de Energía en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari; y nieto de Jesús Lozoya Solís, ex gobernador priista de Chihuahua. A pesar de que su padre fue una figura importante dentro del sector energético del país, Emilio Lozoya se inclinó por las finanzas, su primer cargo dentro de la administración fue como analista del Banco de México. Lozoya Austin nació en Chihuahua, Chihuahua, en 1974, y antes de llegar a la dirección de Pemex fungió como director para América Latina del Foro Económico Mundial, ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo y miembro del Consejo de Administración del grupo empresarial OHL. Emilio Lozoya fue una pieza importante dentro de la administración de Enrique Peña Nieto al impulsar la reforma energética; en diciembre de 2013 calificó de “logro histórico” la aprobación en el Congreso de dicha reforma, pues es sus propias palabras se “fortalece a Pemex y abre mejores oportunidades de empleo e ingresos para los mexicanos”. En agosto de 2014, Lozoya estimó, con la reforma energética en plenitud, que para 2018 Pemex produciría 2.8 millones de barriles de crudo diarios, gracias a las relaciones que entablaría la empresa productiva del estado con empresas privadas. En 2014, Emilio Lozoya recibió el premio de “Ejecutivo Petrolero del Año”; reconocimiento que le fue entregado durante una cena de gala privada en el marco de la 35 Conferencia Oil & Money realizada en Londres, Inglaterra. 

Emilio Lozoya fue removido por Enrique Peña Nieto como director de Pemex en 2016, y fue sustituido por José Antonio González Anaya. En agosto de 2017, la entonces PGR (hoy Fiscalía General de la República) le envió un citatorio para comparecer por presuntamente haber recibido los 10 millones de dólares de parte de la constructora brasileña Odebrecht. Previo al citatorio de la PGR, el diario brasileño O’Globo reveló que Odebrecht habría pagado 10 millones de dólares a Emilio Lozoya a cambio de ganar una licitación de 115 millones de dólares, para el proyecto de remodelación de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo. El 22 de mayo de este año, la Secretaría de la Función Pública informó que Emilio Lozoya Austin fue inhabilitado por un periodo de 10 años para ejercer cualquier cargo público, pues habría proporcionado información falsa en su declaración patrimonial y en dos ocasiones más omitió una cuenta bancaria “que registraba saldos de cientos de miles de pesos”. Mientras que el 27 de mayo, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda informó que le fueron bloqueadas sus cuentas bancarias debido a que se identificaron operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades licitas. 

Los políticos ‘chorizos’ asaltan las instituciones como antiguamente los bandidos asaltaban las diligencias en los caminos en el siglo XIX 

En España los corruptos, los bandoleros del siglo XIX de nuestro siglo XXI, se aterrorizan cuando ven un tricornio. Los que temen ahora a la Guardia Civil no son los gitanos y la gente más humilde, vecinos de otras colonias chiapanecas que existen en otras zonas turísticas del Mediterráneo y Andalucía. Algo está pasando en nuestro México. Lo cual es mucho y es de agradecer a la que denominan IV Transformación. En España se llamó la ‘Transición Democrática’ que fue una ‘Revolución de los Tricornios’, donde ‘La Benemérita’ tuvo que democratizarse y enfrentar a los verdaderos delincuentes de la Celtiberia Show que nos narraba el periodista catalán Luis Carandell, en sus ilustrísimas crónicas del devenir parlamentario rupturista…, después de casi dos siglos de historia equivocada.  Los políticos ‘chorizos’ asaltan las instituciones como antiguamente los bandidos asaltaban las diligencias en los caminos. La derecha y sus ‘yuppies’ comienzan a temer a la Guardia Civil en España, la Interpol busca y captura a los gobernadores de la Generación X, Baby Boomers y casi Millennials en México. La vida no sigue igual, a pesar de lo que cantaba Julio Iglesias, el ‘viejo’ de Enrique… Como su nombre no lo indica, la Guardia Civil, es un cuerpo militar ‘label’, ciento por ciento, creado por el duque de Ahumada en 1844 para preservar la seguridad de los caminos y combatir el bandolerismo, que en mitad del siglo XIX infestaba el territorio de la Península Ibérica, en el extremo Sur de la Unión Europea. Desde su fundación hasta hoy, ‘La Benemérita’ se ha adaptado con proverbial lealtad a todos los regímenes establecidos, incluida la II República durante la Guerra Civil, desatada tras el golpe de estado dado por Francico Franco un 18 de julio de 1936. Esta fidelidad ha hecho que fuera utilizada en muchas ocasiones para aplastar con extremada dureza cualquier brote de rebeldía frente al poder constituido.  

El miedo a la Guardia Civil está inscrito como un sello indeleble en el inconsciente de los españoles. Estuvieras dentro o fuera de la ley, vislumbrar de lejos en los caminos rurales de España las siluetas de una pareja con tricornio, capote y naranjero fue durante mucho tiempo siempre un mal trago. Puede que la derecha, gente de orden, la amara, pero muchos españoles de izquierdas la odiaban por llevarla asociada a episodios de la historia ibérica más negra, hasta el día en que este odio o temor comenzó a ser atemperado por el respeto que inspiraban sus motoristas en la carretera o su ejemplo en operaciones de salvamento en las que arriesgaban sus vidas. Ante cualquier desorden siempre hay alguien que exclama: ¡Esto solo lo arregla la Guardia Civil! En eso estamos. La corrupción es hoy tan asfixiante como lo fue la plaga del viejo bandolerismo del siglo XIX. Los políticos corruptos asaltan las instituciones como antiguamente los bandidos asaltaban las diligencias en los caminos, y parece que de ellos ya solo puede librarnos de nuevo esta Guardia Civil del UCO, altamente tecnificada. Ahí la tienes sacando mierda a destajo todos los días para llevarla a los jueces en una operación de salvamento nacional. Si la derecha también ha comenzado a temer a la Guardia Civil, se acabó la fiesta. La Unidad Central Operativa (UCO) es el órgano central del servicio de Policía Judicial de la Guardia Civil de España, encargado de la investigación y persecución de las más graves formas de delincuencia y crimen organizado, ya sea nacional o internacional, así como del apoyo a Unidades Territoriales de Policía … 

Filtrar o no filtrar, he aquí una propiedad de los moluscos y de algunos políticos de Cancún, Solidaridad, Chetumal, durante décadas pasadas… 

Hablemos más de política estatal, en nuestro Quintana Roo, presidido por Carlos Joaquín. Las ostras y sus parientes caribeños, los ostiones, son moluscos bivalvos que filtran más de mil litros de agua al día. Otro tanto sucede con los mejillones y almejas cultivados en las bateas artesanales, no industriales como uno puede verlas en la Galicia que lucha contra los temporales del Atlántico y narcos, antiguos traficantes de tabaco rubio Winston, Marlboro o Camel. En las últimas décadas se globalizaron también, surtiendo hachís de Ketama que llega desde la Cordillera del Rif, colindante a la ciudad marroquí de Fez; cocaína, heroína y millones de pastillas producidas en los destartalados laboratorios nunca ‘desaparecidos’ en la sí extinta Unión Soviética y sus satélites países, donde se olvidaron muy pronto de sus consignas adaptándose a la ley de la oferta y la demanda que operaba en todos los ‘barrios rojos’, de ciudadanos de dudosa reputación ubicados en los centros históricos de París, Madrid, Roma, Barcelona, Berlín, Londres, Ibiza, y la icónica Amsterdam. Entre las zonas más populares de la ciudad se encuentra el ‘red light district’ por el color de las luces que iluminan los locales donde se exhiben, en una especie de escaparates, las prostitutas que trabajan en esta zona de la ciudad. La prostitución en Países Bajos está completamente legalizada en zonas designadas para ella, donde las prostitutas tienen derecho a seguridad social y paro. La ‘zona roja’, denominada coloquialmente ‘de wallen’ en referencia a los muelles (wall) de dos canales que lo cruzan, está ubicado en pleno centro de Ámsterdam.  Aquí comparten locales los llamados ‘coffee shops’ que venden pequeñas cantidades de marihuana, en general de muy alta calidad ecológica. Esto se tolera mientras sean cantidades pequeñas (hasta 5 gramos diarios por persona), y a condición de que el comprador sea mayor de edad (aunque algunos no permiten la entrada a menores de 21 años). Esta política se denomina gedoogbeleid o ‘política de tolerancia’. Asimismo a los vendedores de marihuana de los ‘coffee shops’ no se les permite tener más de medio kilo de marihuana en el local. Son uno de los principales atractivos de Ámsterdam sobre todo entre los turistas jóvenes y gracias a estos, el Estado obtiene buenos ingresos a través de los impuestos que gravan estos productos. Los ‘coffee shops’ son, además de un sitio para consumir marihuana, un lugar de encuentro, ya que son muchos los que suelen acudir a estos cafés a lo largo del día… 

Volvamos a los moluscos encerrados cada uno en su propio caparazón están unidos por la misma corriente marina que atraviesa sus cuerpos y deja en ellos el plancton microscópico con que se alimentan. A menudo sucede que por sus entrañas discurre agua contaminada, y en este caso, si no es correctamente filtrada, quien consuma estas ostras, ostiones, mejillones y almejas se expone a una grave intoxicación.  Filtrar o no filtrar, he aquí una propiedad de los moluscos y de algunos políticos de Cancún, Solidaridad, Chetumal, durante décadas pasadas… Cabe preguntarse si no eran como un conjunto de ostiones que sobrevive en medio de una gran cantidad de agua contaminada y era incapaz de expulsar las toxinas. Pasa lo mismo con los ciudadanos de a pié, nada que ver con las élites… Ya se sabe que este país, que se mueve entre el pesimismo histórico y el triunfalismo desaforado, está lleno de magníficas individualidades en el campo de la ciencia, de la medicina, del arte internacional, del deporte de élite, de las empresas constructoras y, por otra parte, la mayoría de sus ciudadanos corrientes constituyen un ejemplo de solidaridad, de alegría de vivir y de resistencia ante la adversidad. Pero sucede que tan nobles ciudadanos se ven obligados a tragarse una enorme cantidad de toxinas, que a cada hora generaban los medios de comunicación y hoy las redes sociales son comparsas. Si los casos de corrupción atraviesan día y noche sin parar, como una corriente fétida, el cuerpo social, ¿no seremos los ciudadanos anónimos como los mejillones y almejas colgados de las bateas, incapaces de filtrar tanta basura política, y nos hemos quedado sin capacidad de respuesta, humildes intoxicados siempre dispuestos a consumir, pese a todo, una y otra vez los mismas ostiones podridos?  

‘El Padrino’ de Francis Ford Coppola se estudia en las escuelas de negocios y es utilizada por políticos mexicanos y españoles 

Casi medio siglo después de su estreno, en 1972, Robert de Niro logró reunir recientemente en Nueva York a una parte importante del reparto original de ‘El Padrino’, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, Diane Keaton y Talia Shire. Francis Ford Copola relató que la Paramount no creía en el proyecto porque pensaba que una película sobre mafiosos no iba a encontrar su público. Desde que los agentes del FBI irrumpieron en 1957 en la famosa reunión de Apalachin, donde se encontraban los principales representantes de las grandes familias del crimen organizado, la presencia de la Mafia en EE UU quedó al descubierto. Pero en los años setenta no se hablaba con tanta libertad sobre el tema como ahora. La Mafia era todavía bastante invisible. De hecho, el poderoso director del FBI durante 40 años, Edgar J. Hoover, no tenía entre sus prioridades la persecución de la Cosa Nostra, sino el desenmascaramiento paranoico de la infiltración comunista. Hoover falleció en 1972, justo el año en el que se estrenó ‘El Padrino’. Nada volvería a ser igual. 

Como ocurre con otras obras maestras, pese a la improvisación, a las resistencias del estudio, a la capacidad para el caos de Francis Ford Coppola, el resultado fue una obra maestra y tal vez la película más influyente de la historia. ‘El Padrino’ se estudia en las escuelas de negocios y es utilizada por políticos mexicanos y españoles. En España, Pablo Casado, del PP y actual portavoz de la oposición al actual presidente de España, Pedro Sánchez, del PSOE, señaló que “esperaba que la familia de Jordi Pujol, expresidente durante décadas de la Comunidad Autónoma de Cataluña, no se hubiese inspirado en las tres partes de ‘El Padrino’ para realizar sus fechorías de corrupción exigiendo ‘impuestos ilegales’ a quien quería realizar algún proyecto en sus tierras catalanas que quiere ahora separar de las españolas”.  Jordi Puyol, su esposa, Marta Ferrusola, y sus hijos, Jordi, Marta, Josep, Pere, Oriol, Mireia, Oleguer, quienes tenían inmuebles en Puerto Cancún y Riviera Maya, según algunas investigaciones periodísticas. En mayo de 2017, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría General de Policía Judicial concluiría que la familia Pujol-Ferrusola obtuvo un ‘beneficio económico no justificado’ de 69 millones de euros en sus cuentas de Andorra desde 1990, cuando comenzaron una operativa para ocultar “grandes sumas de origen desconocido” que responde a un “plan preconcebido y ordenado”, según informa la agencia EFE. 

En este informe de 102 páginas, la Policía cree que la dinámica de ocultación de dinero por parte de la familia Pujol se encuadra en un delito de organización criminal, ya que actuaba “como un grupo organizado que veía desarrollando una actividad presuntamente ilícita” liderado por el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola. En julio de 2020, el juez José de la Mata Amaya de la Audiencia Nacional dio por concluida la fase de instrucción considerando que había indicios de delito para juzgar a toda la familia Pujol por delitos de pertenencia a una organización criminal o asociación ilícita, blanqueo de capitales, fraude a la Hacienda Pública y falsedad documental. En el auto se decía que “la familia Pujol Ferrusola ha aprovechado su posición privilegiada de ascendencia en la vida política/social/económica catalana durante decenios para acumular un patrimonio desmedido, directamente relacionado con percepciones económicas derivadas de actividades corruptas. En estas hay referencias a políticos mexicanos. Los bancos de Andorra guardan muchos secretos de esos vínculos en una ‘Spain México Conection’ que puede ir desvelándose en el macrojuicio sobre los Puyol que se prepara en España…”. 

“Va a tener ciertas consideraciones. Ya empezó a hablar, tengo entendido que va a cooperar como testigo colaborador”, explicó AMLO 

En México, mientras tano, estamos asistiendo al procesamiento de Emilio Lozoya. Compareció esta última semana de julio ante el juez por el caso Odebrecht. Lo hizo desde el hospital,  por videoconferencia. “Va a tener ciertas consideraciones. Ya empezó a hablar, tengo entendido que va a cooperar como testigo colaborador”, explicó el presidente de México. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, explicó la diferencia que existe entre un testigo protegido y un testigo colaborador, figura jurídica que se le otorgó a Lozoya.: “Si tiene imputaciones, la persona., como en el caso de Lozoya, es testigo colaborador”, señaló Sánchez Cordero. AMLO reiteró que es importantísimo que se sepa cómo operó la red de corrupción en la que Lozoya se le acusa de estar involucrado. “Es importantísimo el que se sepa quienes recibieron mordidas. El ex director de Pemex está sujeto a proceso, pero recibirá ciertas consideraciones porque lo que se busca es conocer el modus operandi. Queremos conocer más sobre los ilícitos, sobre los implicados, se profundice en la investigación”. Olga Sánchez Cordero aclaró que la corrupción en la pasada administración no era considerado como un delito grave, por lo cual, existe la posibilidad legal de que lleve su juicio en libertad condicional el  ‘presunto culpable’ Emilio Lozoya. Habló de que va a dar a conocer nombres y de una supuesta ‘maquinaria de poder’ alternativa en México. Esto no pasó desapercibido al presidente López Obrador. 

El exdirector de Pemex negó ante el juez haber recibido 10,5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y se comprometió a “colaborar” con la justicia sobre este asunto. “De manera respetuosa hacia la autoridad quiero que sepa que no soy culpable ni responsable de los hechos que se me imputan”, expresó durante la audiencia de control, a la que participó de forma telemática desde el hospital al que fue ingresado con anemia tras su extradición desde España el 17 de julio.  Parece su cuerpo extraña, echa de menos, el jamón jabugo pata negra y los cochinillos al estilo de Cándido, el chef segoviano quien legó parte de sus secretos al restaurante ‘Sobrinos de Botín’, situado junto a la Plaza de España, en la capital de España, Madrid. Todo ello regado con unos buenos vinos reservas de Rioja o Ribera de Duero. Emilio Lozoya era conocido en ‘Sobrinos de Botín’. El líder de Pemex, entre 2012 y 2016, reiteró horas atrás, su “compromiso de colaborar con las autoridades del Estado mexicano” y solicitó “un posible criterio de oportunidad”, es decir que la Fiscalía rebaje las acusaciones en su contra. De acuerdo con la transcripción ofrecida por el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), ya que la prensa no pudo estar en la audiencia por la COVID-19,  el Ministerio Público acusó a Lozoya de haber recibido 10,5 millones dólares de sobornos de Odebrecht a cambio de obras públicas. Una parte de estos sobornos, 4 millones de dólares, los recibió en 2012, cuando Lozoya era coordinador de campaña de Peña Nieto y prometió al directivo de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses, un cargo en el futuro gobierno.  

La Fiscalía General de la República causó sorpresa al no pedir prisión preventiva para Lozoya, a pesar de que el año pasado se fugó del país 

Emilio Lozoya, al parecer no hizo nada. Se nos presenta como un anémico y víctima de una despiadada  campaña política y mediática. Sobre la compraventa irregular de una planta de fertilizantes se defendió denunciando, una y otra vez que durante la investigación había sido “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado”. “Señalaré a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos”, aseguró. En la audiencia, el juez de control imputó a Lozoya por el delito de recursos de procedencia ilícita por haber participado en la compra irregular de una planta de fertilizantes inservible en 2013 tras recibir un soborno con el que adquirió una casa. La Fiscalía General de la República causó sorpresa al no pedir prisión preventiva para Lozoya, a pesar de que el año pasado se fugó del país. Esto no está pasando desapercibido para la opinión  pública nacional e internacional.  Lozoya fue capturado en febrero en España y aceptó ser extraditado a México tras acordar con la Fiscalía una reducción de su pena a cambio de revelar la identidad de otros implicados en tramas de corrupción en el gobierno del priista Enrique Peña Nieto (2012-2018).  Su sucesor, Andrés ManuelLópez Obrador, apoyó el acuerdo y definió a Lozoya como “un testigo colaborador” y defendió que reciba “ciertas consideraciones” a cambio de “conocer más” sobre la corrupción en la anterior administración. Lozoya es el primer funcionario mexicano que comparece ante el juez por el caso Odebrecht, una trama desvelada en 2014 de sobornos a cambio de obras públicas en una decena de países de América Latina.  

En una antigua entrevista, la fallecida guionista y escritora estadounidense Nora Ephron confesó que, desde tiempos inmemoriales, su plan de Navidad era ver ‘El Padrino I’ en Nochebuena y ‘El Padrino II’ en Fin de Año. Consideraba que mantener frescas las lecciones de la familia Corleone era imprescindible para la vida cotidiana. En nuestro convulso Quintana Roo, esta saga de la mafia siciliana parece que se convirtió en una guía para la vida cotidiana. ‘El Padrino’ nos sigue enganchando porque es el relato de un hombre que llega con lo puesto a América y consigue levantar un imperio, aunque pagará un precio enorme por ello. Lo tiene todo: amor, traición, amistad, familia, crímenes, poder… Pero, sobre todo, nos apasiona porque no importa la situación en la que nos encontremos: las secuencias y las frases de la saga de la familia Corleone siempre nos proporcionarán una respuesta. Saber quién es el Clemenza de cualquier organización, ser consciente de que aquel que te convoque para la cita es el traidor, tener la capacidad de hacer ofertas que no se puedan rechazar, reconocer la diferencia entre las cosas personales y los negocios… Las enseñanzas que aportan los Corleone siempre son aprovechables. Una de las más importantes, especialmente útil en estos tiempos revueltos de guerras internas entre luz y taquígrafos, sigue siendo cuando su impulsivo hijo Sonny lleva la contraria a Vito Corleone en público. Cuando acaba la reunión, el patriarca le echa una bronca tremenda y luego le reprocha: “Nunca dejes que nadie de fuera de la familia sepa lo que estás pensando”. 

Los ‘quinquis’ descubiertos, procesados y encarcelados como Iñaki Urdangarín de la ‘realeza’, son “muy respetados”, según KPMG 

Ninguno de los modernos ‘quinquis’ descubiertos, procesados y encarcelados en España, en la última década, incluido el cuñado de Felipe VI y yerno de Juan Carlos I, Iñaki Urdangarín, se ha disculpado. Mucho peores que los protagonistas de la literatura picaresca del Siglo de Oro, hoy, siglos después, son “muy respetados”, “reputados”, “afables”, “extrovertidos” e “intelectuales”, según la consultora KPMG. No hay dinero para investigar en España, todo se ha destinado a investigar a los desvalijadores de los fondos públicos. Lo que en unos países se consideran obsequios habituales del mundo de los negocios, en otros se perciben como casos claros de soborno inaceptables. Pese a toda la globalización del mundo económico que se haya dado, el nivel de incidencia de actos fraudulentos en el mundo de las empresas mantiene aún un gran componente de entorno, según un informe de la consultora KPMG sobre esta materia, aunque sí hay un perfil común: el defraudador tiene entre 36 y 55 años (en el 70% de los casos), suele ocupar cargos de responsabilidad en las áreas de finanzas, operaciones o ventas y marketing y no actúa solo. No se les ve venir y gozan de buena reputación. 

“Dada la elevada proporción de defraudadores que son extrovertidos, afables, muy respetados, etcétera, cuesta imaginar que estos atributos puedan servir para identificar a quienes son propensos a la corrupción. Además, un gran porcentaje (39%) de los 596 defraudadores eran muy respetados por sus compañeros”, recoge el estudio. KPMG ha analizado la naturaleza de esos casi seis centenares de casos de corrupción descubiertos en más de 80 países para elaborar este estudio, de los cuales varias decenas corresponden a España y México. En el que también habla de los servicios que la consultora ofrece para diseñar e implantar técnicas contra la prevención del fraude en las compañías. KPMG es una red global de firmas de servicios profesionales que ofrece servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento financiero y de negocio en 156 países, incluido México. Es una de las cuatro firmas más importantes del mundo de servicios profesionales, las Big4, junto a PwC, Deloitte y Ernst & Young.  

Los fraudes a nivel mundial suponen más de 3 billones de dólares, en la crisis las compañías están más atentas al control de gastos 

En su informe (las dos primeros se realizaron en 2007 y 2011) no refleja grandes variaciones como consecuencia del ciclo económico, sino un uso cada vez mayor de las herramientas tecnológicas para cometer los delitos. “El fraude ocurre en entornos boyantes o recesivos, pero lo que ocurre en la crisis es que las compañías están más atentas al control de gastos”, explican en KPMG. Reconoce que los controles internos no pueden impedir todo tipo de fraudes, ya que muchas veces son temerarios y cuentan además con las cómplices para burlarla esas barreras de seguridad. Y es que para defraudar, concluye el estudio, es necesario tener un control casi absoluto de un área y gozar de un gran respeto por parte de los profesionales de la casa. “No sienten necesidad de someterse a las reglas: una tercera parte de los defraudadores (36%) señala la sensación de superioridad como motivo para justificar su fraude. Es posible que se deba al hecho de que el 29% de los fraudes fueron cometidos por directivos, el cargo más frecuente en relación con la comisión de estos actos”. La mano dura, según recoge el estudio, suele funcionar.  La consultora reconoce que en general, sin embargo, buscar sanciones derivadas de acciones judiciales gusta menos a las compañías porque “son pocas las empresas dispuestas a exponerse a un perjuicio para su reputación”. 

El informe no es cuantitativo, pero KPMG hace una estimación de los que el fraude supone en las empresas, anualmente, y lo cifra en aproximadamente el 5% del producto interior bruto (PIB) mundial, unos 2,6 billones de euros. Si se extrapolase el cálculo a España, ese 5% supondrían unos 50.000 millones de euros. En el caso español, el problema afecta tanto al sector público como al privado, según KPMG, que destaca al sector que ha protagonizado en los últimos años la mayor parte de las noticias de corrupción en los medios de comunicación: “Las cajas de ahorros españolas también se han enfrentado a problemas significativos puesto que se han generalizado las crisis y las investigaciones de decisiones de inversiones dudosas. Algunos bancos también han sido víctimas de fraude por haber confiado en información financiera o planes de negocios manipulados”, afirma. 

Francisco de Quevedo nunca reconoció haber escrito ‘El Buscón’, probablemente para esquivar problemas con la Inquisición 

‘La vida del Buscón’ (o Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos; ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños) es una novela picaresca en castellano, escrita por Francisco de Quevedo. El libro se publicó por primera vez en 1626, aunque circuló antes en copias manuscritas algunas de las cuales se conservan hoy en día. Quevedo nunca reconoció haber escrito ‘El Buscón’, probablemente para esquivar problemas con la Inquisición, y su silencio sobre esta obra, pese a estar la autoría fuera de toda duda, ha incrementado los problemas en la datación de su composición. Se han propuesto fechas que van de 1604 a 1620 y un proceso de reelaboración posterior en el que Quevedo estaría trabajando hasta cerca de 1640. El protagonista, Pablos, es segoviano, hijo de Clemente Pablo, un barbero ladrón y de Aldonza de San Pedro, dada a brujerías. Tenía un hermano de siete años que robaba a los clientes de su padre y que murió el angélico de unos azotes que le dieron en la cárcel. Entra a la escuela, donde conoce a don Diego Coronel, hijo de don Alonso Coronel. Allí Pablos hace amistad con su maestro el cual después de una relación estable, decide por un incidente en el tiempo de las carnestolendas y la vergüenza de que todo el pueblo lo juzgara por la condición de sus padres hace que entre al servicio de don Diego, al cual su padre don Alonso decide poner bajo el pupilaje del licenciado Cabra, clérigo avaro que los mata de hambre. Salen de allí delgadísimos y enfermos, hasta el punto de que los médicos mandan que nos limpiasen con zorras el polvo de las bocas, como a retablos, y bien lo éramos de duelos. 

Don Diego es enviado a Alcalá de Henares, a estudiar lo que le faltaba de la gramática, y Pablos lo acompaña como sirviente. Allí Pablos es víctima de las novatadas de los estudiantes, algunas bastante sucias, y se vuelve experto en engañar a los demás para conseguir lo que desea. Al saberlo don Alonso le pide a su hijo que vuelva a Segovia sin Pablos ya que ha oído de sus travesuras. El tío de Pablos, Alonso Ramplón, verdugo de Segovia, le comunica a éste que ha ajusticiado a su padre. Añade que su madre está presa en la Inquisición de Toledo, y probablemente será quemada en un auto de fe. Le invita a volver a Segovia, para aprender el oficio de verdugo con él. Pablos decide entonces volver a su ciudad, “con el fin de cobrar mi hacienda y conocer mis parientes, para huir de ellos…”. 

La moraleja final busconiana’: “Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres” 

El segundo de los tres capítulos relata el camino desde Alcalá hasta Segovia, donde va encontrando personajes disparatados: un loco repúblico y de gobierno, esto es, un arbitrista que cree conocer los remedios para enderezar la marcha del país y quiere aconsejar al Rey para que, conquistando Amberes, seque el mar con esponjas. Luego, un diestro verdadero o maestro de esgrima loco, que habla constantemente de estocadas pero acaba huyendo ante un mulato. Topa después con un clérigo viejo, autor de malos versos, que ha hecho un librillo a las once mil vírgenes, adonde a cada una he compuesto cincuenta octavas, cosa rica. Después de despedirse del poeta, al pasar el puerto de Fuenfría, de Madrid hacia Segovia, se encuentra con un soldado matón y un ermitaño en un borrico. Llegan a la posada en Cercedilla y el ermitaño les gana, haciendo trampas en el juego. Luego se encuentran con un genovés rico, lo cual aprovecha Quevedo para burlarse de los banqueros genoveses que prestaban dinero a la Corona Española y luego se quedaban con la plata de América al exigir el pago del dinero. A la entrada de Segovia, ve a su padre al borde del camino, aguardando ir en bolsas, hecho cuartos, a Josafad, esto es, ajusticiado y descuartizado. Era costumbre en la época descuartizar a los reos a fin de que sirviesen de ejemplo y dejar sus restos a la entrada de los pueblos o villas. Llega donde su tío, pero no se hace verdugo, sino que recoge su herencia y se decide marchar a Madrid. Don Toribio presenta a Pablos a una cofradía de pícaros y rufianes, con los que vive, en el tercer y último capítulo. Delatado el grupo, los detienen y llevan a la cárcel. Logra salir después de sobornar a todos, desde el carcelero hasta el escribano. Va entonces a una posada, donde se hace pasar por rico que lo disimulaba. Usa nombres falsos (don Ramiro de Guzmán, don Felipe Tristán). Pretende casarse con una dama (doña Ana), pero es descubierto por su antiguo amo, don Diego Coronel y acaba apaleado. Determina entonces ir a Toledo, donde nadie lo conocía. Forma parte de una compañía de cómicos, destacando en papeles de carácter y malvados. Después de dejar la compañía, se hace galán de monjas. De Toledo pasa a Sevilla, donde se gana la vida gracias a sus principios de fullero y los dados cargados. No obstante, acaba teniendo un incidente con la ley y tiene que acogerse a sagrado. Estando en la iglesia, intima con “la Grajales” a la que propone ir a las Indias, a ver si mejoraba su suerte. No obstante, la novela concluye diciendo que no le fue mejor allí: “Y fueme peor, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres”. 

Francisco de Quevedo, ante todo, busca lograr un intenso efecto de comicidad. No pretende el escritor destacar que ciertas acciones son éticamente condenables y que traen como consecuencia el castigo sino, en primer lugar, reír y hacer reír con ellas. Aparecen muchas malas acciones que quedan sin castigo. No hay digresiones moralizadoras, salvo la moraleja final: “Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres”. Pero, principalmente, pretende demostrar la imposibilidad de ascenso social. Pablos quiere ser otra cosa, “pica más alto”, y así se lo dice a don Diego: “Más alto pico, y más autoridad me importa tener”. Quiere borrar sus orígenes y apartarse de sus parientes. En carta a su tío, el verdugo, le advierte: “No pregunte por mí, ni me nombre, porque me importa negar la sangre que tenemos”. Todos sus intentos fracasan. Cuando el protagonista u otro trata de hacerse pasar por caballero o por rico, aparece inmediatamente el castigo. La crítica coincide en que Quevedo trata, en esta novela, de la usurpación estamental: La base que sustenta el juego y lo hace posible es que nadie puede ascender a caballero desde la vileza… La intención y el sentido son burlescos; la significación, no. El autor habla desde una mentalidad nobiliaria ante el afán de las clases bajas de ascender. Quevedo nunca se pone en el lugar de don Pablos, cuyo deseo de ascenso social rechaza. Tiene, en definitiva, una perspectiva “brutalmente clasista”. La sátira se exagera en esta obra hasta el punto de ser una caricatura sangrienta. Quevedo no describe lugares y personajes de forma realista, sino grotesca, hasta obtener una visión esperpéntica. Esta exageración es un rasgo típicamente barroco. Todo es extremado: lleva la suciedad hasta lo más repugnante, la ironía al sarcasmo más brutal, el Dómine Cabra no es sólo pobre y miserable, es “archipobre y protomiseria”. Trata a sus personajes con frialdad, sin compasión ni simpatía. Los describe con los trazos más negros, exagerando sus deformidades físicas y morales. Acaban siendo puras caricaturas. Demuestra un alto dominio del lenguaje, no sólo por lo ilimitado de su vocabulario, sino también por su habilidad para jugar con él, forzando dobles significados, retorciéndolo. Utiliza un brillante estilo conceptista, impropio del personaje que se supone que está narrando sus aventuras y desventuras en primera persona. En su obra abundan los chistes macabros, las groserías, los juegos de palabras y dobles sentidos. 

Libertad condicional, entregar pasaporte, brazalete electrónico, presentarse cada 15 días y no poder salir de la Ciudad de México  

Después de más de 12 horas de audiencia, Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue vinculado a proceso por los delitos de uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho, en su calidad de autor material y naturaleza dolosa. Al igual que en el juicio que se inició en su contra el martes, 28 de julio, la Fiscalía General de la República (FGR) no pidió como medida cautelar prisión preventiva para el funcionario. Juan Carlos Ramírez Benítez, Juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, decretó su libertad condicional con medidas cautelares como entregar su pasaporte, llevar un brazalete electrónico y presentarse ante las autoridades cada 15 días. No podrá salir de la Ciudad de México y su zona metropolitana. El inicio del proceso penal tiene lugar casi cuatro años después de que Odebrecht confesara ante las autoridades estadounidenses que pagó 10.5 millones de dólares en sobornos a miembros de Pemex entre 2010 y 2014. Según la Fiscalía, los sobornos a Lozoya no solo fueron para obtener contratos sino que el imputado llegó a ofrecer al director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses, un cargo en el Gobierno si el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganaba las elecciones de 2012. 

Las audiencias no fueron públicas pero toda la información que trascendió de las mismas procede de un resumen informal realizado por funcionarios del poder judicial y transmitido vía WhatsApp. El exjefe de la petrolera estatal se convirtió en el primer funcionario mexicano en declarar sobre la trama de la constructora brasileña Odebrecht, un escándalo desvelado en 2014 de sobornos a cambio de obras públicas en una decena de países de América Latina. La Fiscalía acusó a Lozoya de haber recibido sobornos de Odebrecht en una trama en la que se asoció con su madre, su esposa y hermana. Lozoya no solo negó estas acusaciones, sino que dijo haber sido “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado” y se comprometió a denunciar y señalar “a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos”. 

El Juez otorgó un plazo de seis meses para el cierre de la investigación complementaria, venciendo el 31 de enero de 2021. Dijo que solo por esta causa penal, se le decretó libertad condicional, atendiendo a las medidas cautelares. La defensa aceptó las medidas propuestas por el Ministerio Público. Informó que al medio día de hoy, Lozoya entró el pasaporte y su visa americana. El Juez añadió que se ponderará el derecho a la salud del imputado con las medidas acordadas. También estipuló la presentación periódica de Lozoya los días 1 y 15 de cada mes a partir del momento en que sea dado de alta. La FGR solicitó como medidas cautelares para Emilio Lozoya la prohibición de salir del país y de la Ciudad de México y la colocación de un aparato de monitoreo electrónico durante el tiempo que dure el procedimiento. Pidió también cuidado y vigilancia de la Policía federal en el hospital en la que actualmente se encuentra. 

Ofrecer la red de corrupción del ‘peñismo’ le funcionó al procesado, Lozoya está hoy más cerca de quedar libre, el presidente carcajea 

El juez estableció de entrada que los hechos iniciaron en 2012 y concluyeron en 2014. Explicó que en cuanto hace al delito de operación con recursos de procedencia ilícita, deberán atenderse las etapas de 2012, cuando Lozoya no era servidor público y una segunda, cuando ya era director de Pemex. Sobre el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, el Juez determinó que debe sancionarse con base en lo que presentó la FGR, que es el uso y la transferencia de dinero con conocimiento de que proviene de una actividad ilícita. Ofrecer la red de corrupción del ‘peñismo’ le funcionó: Lozoya está hoy más cerca de quedar libre. Sobre el delito de asociación delictuosa, se comprobó la intervención de más de tres personas para materializar las conductas ilícitas. Esto porque una vez allegados los recursos de Odebrecht, se transfirieron a su círculo familiar, es decir, a su hermana, a su esposa y a su madre. La madre abrió una cuenta, la esposa adquirió un bien inmueble y la hermana se benefició de la apertura de cuentas para los depósitos. Las tres omitieron reportar las operaciones a Hacienda. Sobre el delito de cohecho como servidor público, se estableció que recibió para su beneficio 6 millones de dólares para favorecer a Odebrecht con la entrega de contratos de obra pública. Luego de repasar las pruebas que brindó la Fiscalía, se dijo competente para conocer y resolver el asunto. “Se puso en peligro a la sociedad y al patrimonio nacional. Se dicta auto de vinculación de proceso por los delitos de uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y el de cohecho, en su calidad de autor material y naturaleza dolosa”, expuso, según informó el Consejo de la Judicatura Federal. El juez siguió con el recuento exhaustivo de los datos expuestos por la FGR, Pemex y la Unidad de Inteligencia Financiera. El CJF informó vía WhatsApp el reinicio de la audiencia luego de un receso que duró casi cuatro horas. Pemex, como parte ofendida, dijo que existen los elementos para vinculación a proceso, ya que se utilizaron diversas empresas para realizar operaciones en lugares considerados como paraísos fiscales. Manifestó conformidad para hacer propia la solicitud del Ministerio Público para la vinculación a proceso por los tres delitos. 

La defensa en su oportunidad pidió hacer algunas observaciones. Primero agradeció la lectura de las acusaciones; luego dijo que el señor “ERLA” (como se refirieron las autoridades a Emilio Lozoya) en su calidad de instrumento “no doloso en el marco de un aparato de poder conformado por altas autoridades del Estado mexicano que estuvo constituido con el objetivo de abusar de ese poder que legítimamente les había sido concedido”. Añadió que en su momento procederá a denunciar los delitos cometidos por los sujetos activos y responsables de los hechos que señaló el agente del Ministerio, “puntualizando de manera muy clara y contundente sus nombres, sus cargos que ocupaban y los métodos de instrumentalización que fueron utilizados para la comisiono de los hechos objeto de esta investigación”. El juez Juan Carlos Ramírez Benítez anunció un receso de máximo dos horas para regresar a la audiencia y resolver. El juez de control José Artemio Zúñiga imputó este martes al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, por el delito de operación de recursos de procedencia ilícita, pero no le impuso prisión preventiva a pesar de haberse fugado del país el año pasado. La medida cautelar adoptada por el juez consiste en mantener la vigilancia policial a Lozoya mientras siga en el hospital, y la prohibición de salir del país una vez sea dado de alta. Ya que la Fiscalía General de la República no solicitó la prisión preventiva para Lozoya, el Juez determinó que sea vigilado mediante un brazalete electrónico y que se presente ante la justicia dos veces al mes. Por lo tanto, el que fuera director de Petróleos Mexicanos entre 2012 y 2016, durante el mandato de Enrique Peña Nieto, afrontará en libertad la acusación de haber participado en la compra irregular de una planta de fertilizantes inservible en 2013 tras recibir un soborno con el que adquirió una casa. Lozoya fue capturado el pasado febrero en España y aceptó ser extraditado a México tras acordar con la Fiscalía una reducción de su pena a cambio de revelar la identidad de otros implicados en tramas de corrupción en el Gobierno de Peña Nieto (2012-2018).  De acuerdo con la transcripción ofrecida por el CJF, ya que la prensa no pudo estar en la audiencia por la COVID-19, el Juez concedió a la Fiscalía seis meses para completar la investigación. 

El ‘consigliere’ Juan Collado, detenido el 9 de junio en un restaurante de Polanco, comía con Carlos Romero Deschamps, líder petrolero 

El caso del exdirector de la energética mexicana ha generado una tremenda expectación porque Lozoya fue un cercano colaborador del expresidente Enrique Peña Nieto. Directivos de Odebrecht denunciaron a finales de 2016 la red de sobornos que tenían organizada con altos funcionarios de América Latina, pero México era hasta ahora uno de los dos únicos países donde las investigaciones no habían avanzado. El otro es Venezuela. Según la acusación, Odebrecht obtuvo ganancias por 39 millones de dólares por obras que realizó en México, y cuyos contratos aparentemente consiguió mediante sobornos, y dio a Lozoya 4 millones de dólares para financiar la campaña en 2012 de Peña Nieto. La Fiscalía indicó que se confabuló con su esposa, su hermana y su madre para canalizar dichos fondos a través de compañías fantasma bajo su control. Algunas de las empresas estaban ubicadas en paraísos fiscales, entre ellos Andorra, en Europa, próximo a España y a su secesionista Comunidad Autónoma de Cataluña. Recordemos titulares de la prensa española de menos de un año atrás: “Andorra embarga 76.5 millones de euros a Juan Collado”. Estos eran los textos: “Autoridades de Andorra ordenaron embargar 76.5 millones de euros al abogado Juan Collado, quien es cercano al expresidente de México, Enrique Peña Nieto, y otras figuras de la política mexicana. El letrado,  no lejano a un ‘consigliere’ de una familia mafiosa, está siendo investigado en el país pirenaico por asociación ilícita y blanqueo de capitales. La alarma se activó cuando Collado transfirió 11.6 millones de dólares desde Andorra a una cuenta del BBVA en Madrid, seis días antes de ser detenido en México.  

La fortuna de Collado depositada en la Banca Privada d’Andorra (BPA), fue congelada en marzo de 2015, cuando la institución financiera fue cerrada por presuntas irregularidades. Más tarde, una juez embargó los fondos de Collado por un supuesto delito de blanqueo de capitales y la investigación se archivó de forma provisional en 2018. Después de que la Fiscalía mexicana, entonces bajo el gobierno de Enrique Peña Nieto, remitiera a la magistrada informes en los que exculpaba a Collado. Sin embargo, la reciente detención de Collado por lavado de dinero reactivó la investigación; esto desde el pasado 31 de julio, cuando la Fiscalía andorrana pidió la reapertura de las actuaciones y el inmediato embargo de los 76 millones 540 mil euros que se encontraban depositados en el Banco Vallbanc a nombre de cuatro sociedades del abogado…”. Juan Collado, abogado y cercano de la élite más poderosa de México, fue detenido el 9 de junio en un restaurante de la Ciudad de México, cuando comía con Carlos Romero Deschamps, líder petrolero, en un restaurante de Polanco. El abogado es acusado por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Los corruptos “serios” no piden perdón en México.  “Elemental, mi querido Watson”, diría Sherlock Holmes, el detective británico,  el de las novelas de Conan Doyle. Si hiciéramos una encuesta preguntando qué es lo más característico y/o conocido del famoso comisario Sherlock Holmes, sin lugar a dudas, la frase “Elemental, mi querido Watson” estaría entre lo más respondido. Pero… ¿sabías que en ninguna de las novelas escritas por sir Arthur Conan Doyle el protagonista de sus aventuras dice en momento alguno ese latiguillo? Sí es correcto que Sherlock Holmes, en alguna ocasión (no siempre), pronuncia la palabra “elemental” y en otras “mi querido Watson” pero por separado y en contextos diferentes, nunca juntas. La primera vez que apareció la famosa frase ‘Elemental, mi querido Watson’ fue en una película de 1939 (nueve años después del fallecimiento de Conan Doyle) titulada ‘Las aventuras de Sherlock Holmes”. A partir de ahí se popularizó, utilizándose en múltiples largometrajes, series y nuevas aventuras escritas por otros autores. Los corruptos “serios” no piden perdón en México.  “Elemental, mi querido Watson”… 

@SantiGurtubay 

@BestiarioCancun 

www.elbestiariocancun.mx 

Te puede interesar

Donald Trump ‘traslada’ a Estados Unidos a 1968, el año que perdió la inocencia, a menos de dos meses de una reelección no deseada

El Bestiario Este 3 de septiembre un nuevo vídeo elevó las tensiones raciales en el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *