El candidato de la 4T a la gubernatura de Chihuahua, de lo peor del Morena

De entre las 15 gubernaturas que estarán en juego en el proceso electoral del próximo año, la de Chihuahua reviste especial importancia. Y es que su actual mandatario, el panista Javier Corral Jurado, se ha caracterizado por los enfrentamientos que ha tenido con las dos últimas administraciones federales, la del priista de Enrique Peña Nieto y la actual de Andrés Manuel López Obrador. El Gobierno y las investigaciones de Javier Corral fueron esenciales para que su antecesor, César Duarte Jáquez, esté hoy detenido en Estados Unidos, así como para exponer a varios exfuncionarios que estuvieron inmiscuidos en la llamada Estafa Maestra y otros desvíos que beneficiaron a las campañas electorales del PRI. Sin embargo, desde que Andrés Manuel asumió la Presidencia, Corral Jurado abrió un frente de batalla contra él por diversos problemas, incluida la presunta falta de apoyo de la Federación a Chihuahua, demanda a la que otros gobernadores se sumaron hasta formar la famosa Alianza Federalista, que exige al Gobierno de AMLO distribuir de forma justa los recursos que se devuelven a las entidades. El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) sabe que la continuidad del PAN en Chihuahua podría generar más enfrentamientos con el Ejecutivo federal y dejar intacta la referida alianza, por lo que este fin de semana designó a quien será su candidato a la gubernatura. Pero es posible que esté cometiendo una equivocación que le costaría la victoria el próximo año.

Javier Ramírez

Desde que asumió la Presidencia del país, Andrés Manuel López Obrador ha tenido que pasar por momentos difíciles con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, y aunque hace unos meses parecía que habían fumado la pipa de la paz, hoy no se pueden ver ni en pintura.

Por este motivo, en el Morena que encabeza Mario Delgado pretenden evitarle al jefe del Ejecutivo federal más problemas con el Gobierno de Chihuahua, donde en este 2021 se llevarán a cabo elecciones, por lo que, al igual que en el resto de los Estados, decidió elegir al que será su futuro candidato mediante una encuesta.

El ganador fue Juan Carlos Loera de la Rosa, superdelegado del partido en esa entidad, a quien Delgado presumió orgulloso, considerándolo el “defensor de la Cuarta Transformación”. Sin embargo, diversas investigaciones, incluida una de la Secretaría de la Función Pública, han demostrado que éste más bien se maneja con las viejas prácticas del priismo.

Chihuahua, prioridad del Morena

El pasado 5 de diciembre, al iniciar los partidos políticos con el proceso de inscripción de precandidatos a los diferentes cargos que estarán en juego el próximo año, dos mujeres y seis hombres se apuntaron para buscar la candidatura al Gobierno de Chihuahua por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena): Bertha Alicia Caraveo Camarena, María del Carmen Almeida Navarro, Víctor Manuel Quintana Silveyra, Cruz Pérez Cuellar, Martin Chaparro Payan, Héctor Armando Caboda Alvídrez, Rafael Espino de la Rosa y Juan Carlos Loera de la Rosa, éste último diputado federal y ex “superdelegado” federal en aquella entidad.

Este 20 de diciembre, en un evento celebrado en la capital del Estado, el líder nacional del Morena, Mario Delgado, informó que una encuesta realizada en las últimas semanas arrojó que es Loera de la Rosa el mejor posicionado para encabezar lo que el llamó “la coordinación estatal para la defensa de la Cuarta Transformación”.

Exclamó que Chihuahua es prioridad para la Cuarta Transformación liderada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, debido a que la administración del gobernador Javier Corral ha protegido a criminales en lugar de hacer justicia, como, dijo, sucedió con el caso de la periodista Miroslava Breach, asesinada en 2017.

El líder morenista aprovechó que apenas unos días antes se informó que el exalcalde panista de Chínipas, Chihuahua, Hugo Amed Schultz, había sido detenido por su presunta participación el crimen de la referida comunicadora, al haber facilitado información de ella a una organización criminal conocida como “Los Salazar”, la cual había ordenado su asesinato.

Nepotismo y desvío de recursos

Pero Loera de la Rosa está muy lejos de tener los valores éticos y morales que tanto promueve y defiende el Morena, pues él es uno de los 18 “superdelegados” que han sido denunciados ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) por presuntos actos de nepotismo y mal uso de los programas sociales federales.

La SPF, en el expediente 2019/DE45, lo investiga debido a que una de sus sobrinas, Myrna Brighite Granados de la Rosa, fue contratada en la delegación que él encabezó, como secretaria particular de la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, con un sueldo de 45 mil pesos al mes, a pesar de que tiene la carrera trunca.

Pero no es la única. Según registros públicos, otros parientes de Loera de la Rosa tienen cargos en la Secretaría de Educación Pública, Servicio de Administración Tributaria e Instituto Mexicano del Seguro Social. Sin embargo, el diputado federal lo negó, indicando que seguramente se aclaró, porque no se ha enterado de que exista alguna investigación, señalamiento o sanción en su contra.

Sin embargo, también es investigado por el delito de promoción personalizada con uso indebido de recursos públicos, luego de que en noviembre pasado se promocionó en las ciudades de Chihuahua y Ciudad Juárez con varios espectaculares en los que aparecía un libro escrito por él, con su rostro en la portada.

De igual manera, en agosto pasado fue denunciado ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), luego de que se diera a conocer una campaña vía telefónica en toda esa entidad para posicionar su imagen, con el lema “El mejor candidato a gobernador en Chihuahua”, con un servicio proporcionado por la empresa “Encuestas Chihuahua”. En ella, le adjudicaron los programas sociales federales de Sembrando Vida, Créditos para vivienda, Becas Benito Juárez, entre otros.

Principal rival, igual o peor

Otro de los morenistas que buscaba la gubernatura, el senador Cruz Pérez Cuéllar, no quedó muy contento con la designación de Loera, por lo que tras conocer la noticia comentó en sus redes sociales que considera impugnar la encuesta del Morena, al asegurar que se utilizó una “encuesta cuchareada”.

Sin embargo, si el hoy candidato a gobernador tiene mala fama, Pérez Cuéllar la tiene aún más, puesto que ha sido investigado por sus presuntos nexos con el exmandatario César Duarte, hecho por el que incluso el pasado 4 de diciembre el fiscal general de Chihuahua, César Peniche Espejel, anunció que se había ratificado la solicitud de declaración de procedencia para desaforarlo, por ser beneficiario de una nómina “secreta” de Duarte.

Incluso el mismo Javier Corral aseguró tener pruebas grafoscópicas, grafológicas y testimonios contra Pérez Cuéllar como presunto participante de una de las redes de corrupción más grandes del país.

De esta manera, Loera se suma a los candidatos a gobernador en Baja California, Mariana del Pilar Ávila Olmeda; Baja California Sur, Víctor Castro Cosío; Campeche, Layda Sansores San Román; Nuevo León, Clara Luz Flores; Sonora, Alfonso Durazo, y Zacatecas, David Monreal, faltando por designar a los de Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí y Sinaloa.

Te puede interesar

Tamaulipas, castigada por el terror de los cárteles y el narcogobierno de Cabeza de Vaca

Tamaulipas, una de las entidades más importantes del país gracias a su privilegiada posición geográfica …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *