Exterminar los ‘elefantes blancos’

El INE es una institución emanada de la delincuencia política del salinismo.

En una democracia civilizada y de representación plural, los procesos electorales bien pudieran organizarse y dirimirse dentro de los tres Poderes Públicos constituidos.

La institucionalidad electoral y anticorrupción autónoma expresa que esos Poderes son ilegítimos y disfuncionales, o que dicha institucionalidad, creada por los dos Poderes Públicos de elección, es artificiosa, dispendiosa e injustificada.

Porque, ¿qué puede tener de autónomo y socialmente rentable lo que emerge de conveniencias políticas particulares para ejercer funciones que los Poderes Públicos soberanos pueden cumplir?

Gracias al INE y con su aval al financiamiento prohibido de partidos y candidaturas, han gobernado al país y en el país mafias insaciables y depredadoras que lo han saqueado y ensangrentado, y a las cuales han cubierto de impunidad las masivas burocracias anticorrupción que nunca han servido para consignar y procesar a criminal público alguno, por lo que el erario invertido en ellas constituye una tragedia desmedida que debiera ser saldada con la extinción de tan monstruosos ‘elefantes blancos’.

SM

Te puede interesar

Una nueva agenda bilateral contra el ‘narco’, se precisa, no guerras nacionalistas

Signos En represalia contra la detención en Estados Unidos del general Salvador Cienfuegos -exsecretario de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *